TESTAMENTO: CARÁCTERES

Las características del testamento como negocio jurídico son las siguientes:

1) Unilateralidad: El testamento es obra siempre de una sola persona.

2) Personalidad: El testamento es un acto personalísimo. No cabe que se deje todo o en parte al arbitrio de un tercero, ni que se haga por medio de mandatario o comisario. Tampoco que quede sujeta al arbitrio de un tercero la subsistencia del nombramiento de herederos o legatarios, o la designación de las porciones en que hayan  de suceder cuando sean instituidos nominalmente. Como excepción podrá el testador encomendar a un tercero la distribución de las cantidades que deje en general a clases determinadas, como a los parientes, a los pobres o a los establecimientos de beneficencia a quienes aquéllas deben aplicarse.

3) No receptibilidad: La declaración de voluntad testamentaria no requiere que sea conocida por los interesados.

4) Formalismo: La voluntad testamentaria se ha de manifestar necesariamente a través de las formas predeterminadas por la ley. Será nulo el testamento en cuyo otorgamiento no se hayan observado las formalidades respectivamente establecidas.

5) Revocabilidad: El negocio jurídico testamentario es esencialmente revocable hasta el momento de la muerte. Se tendrán por no puestas las cláusulas derogatorias de las disposiciones futuras, y aquellas en que ordene el testador que no valga la revocación del testamento si no la hiciere con ciertas palabras o señales.

6) Eficacia post mortem: El testamento despliega sus efectos a la muerte del autor.

Copyright © Asesoría Marbella | PRESUPUESTO GRATIS



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información