El devengo en el IVA

El IVA es un impuesto instantáneo, y se devenga operación por operación, aunque desde el punto de vista de su gestión, su declaración es periódica, normalmente trimestral, y en cada declaración, el sujeto pasivo incluye la suma de todas las operaciones devengadas, y le resta las cuotas soportadas en el periodo para ingresar la diferencia. 


Pero siendo un impuesto instantáneo, ¿cuándo se produce el devengo? La regla general, es decir, para las entregas de bienes, es que se devenga en el momento en el que se pone a disposición del adquirente el bien, y en operaciones y servicios, en el momento que materialmente se presta el servicio. Si el IVA se devenga cuando se entrega el bien, ese es el momento en el que debe declararse. 


En el caso de pagos anticipados, hay una regla especial, y es que el IVA se devenga en cada cobro parcial anticipado, por el importe facturado. Esto ocurre, por ejemplo, cuando alguien compra una casa en construcción. 

Hay más supuestos especiales, por ejemplo en el caso de operaciones de tracto sucesivo, como los arrendamientos, en los que el devengo se produce en el momento en el que resulte exigible la parte del precio que corresponda a cada percepción. 
Copyright © Asesoría Marbella | PRESUPUESTO GRATIS



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información